Now Reading
Kim Novak en Vértigo: anécdotas de una obra maestra del cine

Kim Novak en Vértigo: anécdotas de una obra maestra del cine

Kim Novak en Vértigo

No fue su primera película ni sería la última, pero Kim Novak en Vértigo encontró el papel que definiría su carrera como actriz y la reputación de Alfred Hitchcock como maestro del cine de suspense. 

El rodaje de Vértigo comenzó en 1957. Para entonces Novak ya tenía varias películas en su haber, entre ellas éxitos como El hombre del brazo de oro y Picnic. Sin embargo, Hitchcock no estaba convencido de que pudiera interpretar el complejo papel de su protagonista femenina.

Novak interpreta a Judy Barton, una actriz contratada para hacerse pasar por la inestable esposa de un antiguo conocido del protagonista, John «Scottie» Ferguson (James Stewart), un atormentado policía que sufre de vértigo y miedo a las alturas. Novak tuvo el reto de interpretar a dos personajes completamente distintos que debían atrapar al espectador.

El diseño del vestuario por la gran Edith Head

Edith Head en colaboración con Roselle Novello diseño el vestuario de Kim Novak para esta película. Head fue una diseñadora de vestuario americana que se encargó del vestuario de una generación de estrellas de Hollywood, también es la mujer que más Oscars ha ganado: 8 en total y 35 nominaciones.

En Vértigo, Head se enfrentaba a un reto, el vestuario de Novak era muy complejo. Al interpretar a dos personas distintas, el look de la actriz debía lograr que la personalidad de cada personaje se reflejara al máximo.

Protagonista accidental

La actriz Vera Miles había sido escogida por Hitchcock para interpretar a Madeleine Elster y Judy Barton, pero quedó embarazada justo antes de comenzar el rodaje. Novak fue un reemplazo con el que el director no pareció satisfecho.

Pero estaba solo. Francois Truffaut se atrevió a decirle que quienes admiraban la película admiraban a Kim Novak en ella. David Thomson, célebre crítico de cine, alabó la actuación como una de las mejores que había visto y Martin Scorsese dijo que había sido valiente y emocionalmente inmediata. 

Síguenos en Instagram 

El control absoluto de Hitchcock 

Hay incontables anécdotas sobre el control que Hitchcock ejercía sobre cada detalle de sus películas y, especialmente, sobre las actrices. En el caso de Novak, la obsesión del director se concentró en obtener de ella la mejor actuación. 

Kim Novak en Vértigo

Incluso el vestuario sirvió a este fin. El inolvidable traje gris de Madeleine era muy incómodo y Novak le pidió a Hitchcock cambiarlo. Él se negó. Su objetivo era exactamente ese: hacer sentir a la actriz incómoda para que trasladara esa sensación al espectador. 

Un Hollywood dominado por los hombres 

Cuando Scottie descubre que Madeleine no existe, que no es más que un personaje interpretado por Judy y que ésta está enamorada de él, no acepta la posibilidad de amor que le es ofrecida. Al contrario, se esfuerza en convertir a Judy, a la mujer real, en el irreal objeto de su obsesión. 

Kim Novak en Vértigo se identificó con el personaje. Siempre sintió que los hombres de Hollywood, los jefes de los estudios y los directores, intentaban convertirla en alguien que no era, al igual que Scottie.

Más de cine

View Comment (1)

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Scroll To Top